Empaca una maleta o caja para cada miembro de la familia con varios días de anticipación.

Incluye una barra de jabón, un cepillo de dientes y pasta, una toalla, un rastrillo (si se necesita), ropa cómoda (pants o algo similar) y dos cambios de ropa, y cualquier otra cosa que sepas va a necesitar dicha persona durante los primeros días (mientras están desempacando).

De esta forma, todo lo que necesiten estará al alcance de sus manos. Mantén estas cajas o maletas en un lugar seguro donde no se van a mezclar con todo lo demás, tal vez en el carro o en un lugar lejos (en el trabajo o en la casa de algún vecino). Solo recuerda tenerlas contigo en el carro o cual sea tu método de transporte.