Busca ropa usada que puedas usar como relleno.

En lugar de comprar metros y metros de plástico de burbujas para envolver, usa tu ropa como relleno. No solo te ayuda a ahorrar dinero, si no que también estarás empacando la ropa, así que es como matar dos pájaros de un tiro.

De cualquier manera, la ropa a menudo es más maleable que el papel y el plástico de burbujas.
Y para las cosas de vidrio, envuelve cada una en una media. Es probable que las medias realmente sean para eso y no para tus pies. Aunque choquen entre sí, no les pasará nada.